Suelos laminados y vinílicos: cambia el suelo de forma sencilla y sin grandes obras

¿Pensando en renovar el suelo de una estancia o de toda una vivienda? Hoy en día es posible hacerlo evitando grandes obras. En el mercado existe un gran abanico de posibilidades y hoy vamos a centrarnos en los suelos laminados y vinílicos. ¿Sabes en qué se diferencian? Te lo contamos.

¿Pensando en renovar el suelo de una estancia o de toda una vivienda? Hoy en día es posible hacerlo evitando grandes obras y logrando resultados espectaculares. En el mercado existe un gran abanico de posibilidades y hoy vamos a centrarnos en los suelos laminados y vinílicos. ¿Sabes en qué se diferencian? Te lo contamos.

Diferencias entre suelo laminado y vinílico

Como te decíamos, en el mercado existen a día de hoy numerosos productos después de que en los años 80 desembarcasen en él las tarimas flotantes. Puedes encontrar desde productos hechos únicamente de madera a otros compuestos por diversos materiales superpuestos en capas.

Entre todos esos productos, encontramos los suelos laminados y los suelos vinílicos. Sí, son sustancialmente diferentes y, además, cada uno tiene unas características que lo harán más interesante para unos y otros usos, de ahí que sea tan importante conocerlos en profundidad.

Los suelos vinílicos son pavimentos elásticos de alta calidad como los de la marca Parador, de la que somos distribuidores. En este caso, estamos ante un producto apto para la instalación de calefacciones radiantes y por el uso de vinilo en su construcción son resistentes al agua siendo aptos para ambientes como el baño y la cocina, pero también para espacios de uso intensivo como superficies comerciales e industriales.

Esencialmente están compuestos por PCV cubierto por una capa de caucho al que se le da el acabado visible imitando algún tipo de superficie de otro material. Además, es posible encontrar vinilos adhesivos y otros instalables mediante sistemas clic.

Los suelos laminados, por otra parte, están construidos en varias capas siendo la última de ellas una impresión fotográfica de alta calidad que puede simular diferentes acabados como madera o piedra que, además, va recubierta con otra capa protectora transparente.

En este caso, hablamos de suelos construidos por capas de fibra de madera y resina de melanina por debajo de la impresión visible siendo su instalación básicamente mediante sistemas clic. Resultan, además, interpretaciones muy naturales de materiales de alta calidad ofreciendo un resultado de aspecto mucho más orgánico.

En todos los casos, la calidad del producto la determinarán parámetros como el espesor y la resistencia, claves para decantarse por cualquier variedad de estos productos. De hecho, una de las primeras preguntas antes de elegir cualquier suelo será cuál va a ser la intensidad de su uso y si es necesario que tenga un mayor o menor grado de capacidad antideslizante, etcétera.

Hoy en día existen productos de ambos tipos de la mayor calidad por lo que su resistencia está más que asegurada, no obstante, los suelos de tipo vinílico suelen ser más resistentes a arañazos de las uñas de mascotas, a la luz solar directa, a la humedad, etcétera.

¿Por qué elegir suelos laminados o vinílicos?

Antes pensar en cambiar el suelo era pensar en grandes obras pero eso cambió con la llegada de este tipo de suelos.

Los suelos laminados y vinílicos de calidad son una alternativa a las maderas macizas, su coste se reduce y su mantenimiento también es más sencillo siempre que se sigan las recomendaciones del fabricante para su cuidado. Además, tienen un aspecto muy logrado y realista permitiendo decantarse por una infinidad de acabados según el tipo de espacio que se quiere lograr una vez realizada la instalación: desde acabados que imitan a la madera tradicional a otros más atrevidos en color o que imitan materiales como la madera o la cerámica.

Pero quizás lo más interesante es su alta resistencia, su capacidad de repeler la resistencia, su larga vida, la posibilidad de instalar calefacciones de suelo y su resistencia a la humedad gracias a los materiales empleados en la construcción.

Instalación de suelos laminados y vinílicos con sistema clic

Suelos vinílicos y laminados como los Parador destacan por una estructura funcional y un sistema de instalación totalmente inteligente. En este caso emplean el sistema clic, lo que hace que la instalación de las lamas sea sencilla, pero también sus sustitución en caso de ser necesario.

Además, los cantos vienen preparados para evitar filtraciones de humedad y por lo tanto su deterioro gracias a un sistema de uniones completamente sólido.

Sin duda, la elección de suelos laminados y vinílicos es una de las mejores opciones tanto a nivel estético como de calidad por su sencillez de instalación y por todas las características que ofrece para cualquier tipo de espacio.

Recuerda que en Almacenes Celso Míguez contamos con lo necesario para la instalación y el mantenimiento de tus suelos laminados y vinílicos además de una amplia gama de acabados para adaptarnos a tus necesidades. ¿Necesitas ayuda? Acércate a tu tienda más cercana y consulta con nuestro equipo de profesionales.